fbpx
sábado, junio 22, 2024

Un hombre agradece al personal de Bomberos y de ambulancia a un año de un accidente doméstico

Jonathan estaba techando en una vivienda en Santa Teresita al 500 cuando recibió una descarga de 13.600 voltios de un cable de alta tensión. A un año del accidente, hace público su agradecimiento con quienes intervinieron para salvarle la vida. "Los médicos no podían creer que me había salvado. Me daban dos horas de vida. Pero acá estoy, vivo gracias a Dios", indicó a La Pirámide.

El 19 de octubre de 2022, un albañil uruguayense de 33 años estaba techando y recibió una fuerte descarga eléctrica que requirió de la inmediata intervención de personal de Bomberos Voluntarios y de ambulancia. El accidente ocurrió en Santa Teresita al 500 y Jonathan, la víctima, hace público su agradecimiento para con las personas que le salvaron la vida.

En comunicación con La Pirámide relató cómo ocurrió el accidente de ese miércoles. «Ese día estábamos trabajando en el techo de la casa de un amigo. Me subí yo solo porque era un lugar chico», precisó.


Imagen del momento del rescate

«Le dije a mis compañeros que me pasen las chapas y les pedí un perfil de las mismas para marcar dónde iban a ir los bulones. Luego de colocar la última chapa me levanté y con el perfil toqué el cable de alta tensión», detalló Jonathan.

«En ese momento una persona electrificada no puede gritar, nada. Escuchaba los gritos de mis compañeros y lo único que pensé fue «Señor, dame una segunda oportunidad, no me quiero morir» y vi cómo me reventó la electricidad por el estómago», recordó.

Y continuó: «Quedé tirado arriba del techo y mis amigos subieron por una de las ventanas, trataron de tranquilizarme aunque yo estaba normal, no me desmayé ni perdí la conciencia».

En ese contexto, Jonathan expresa su agradecimiento con el personal de Bomberos Voluntarios de Concepción del Uruguay y con la ambulancia del 107. «Los doctores y la ambulanica llegaron muy rápido, al igual que la policía. Me trasladaron de urgencia al hospital y me informaron que me iban a apuntar algunos dedos del pie», rememoró.

Por último, Jonathan manifestó: «Los médicos no podían creer que me había salvado. Recibí la descarga de 13.600 voltios. Tiempo después me enteré que me daban dos horas de vida. Pero acá estoy, vivo gracias a Dios».

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad