viernes, marzo 1, 2024

Se cumplen 37 años del crimen de Andrea Danne, la joven que estudiaba en Concepción del Uruguay

Si bien era oriunda de San José, lugar donde sucedió el hecho, Andrea viajaba a diario a La Histórica para estudiar en el Instituto de Formación Docente de la Escuela Normal. El caso sigue impune.

El caso Andrea Danne, la joven de 19 años, asesinada en San José, durante la madrugada del 16 de noviembre de 1986, sigue presente en la memoria colectiva de los entrerrianos.

La muchacha, estudiaba el profesorado en Psicología en la Escuela Normal de Concepción del Uruguay, a donde viajaba diariamente en micro, como tantos otros jóvenes de su edad.

En la noche del sábado 15, Andrea y su novio fueron tomar algo y regresaron temprano a la casa de calle Centenario, ya que ella quería repasar algunos apuntes, para rendir su primera materia. Los chicos se despidieron poco antes de la medianoche. La chica no tardó en dormirse, para nunca más despertar, ya que esa madrugada fue encontrada muerta por su madre, presentando una certera puñalada en el pecho.

Tras el extraño crimen, la Policía trabajó en la investigación y se fueron generando distintas hipótesis. En principio se apuntó a la responsabilidad de los padres quienes estuvieron detenidos, también se sospechó de su novio y se manejó la posibilidad de ritos Umbanda, encontrándose días después del crimen, una muñeca extrañamente apuñalada en el pecho como la malograda joven.

El tema de la droga no estuvo ausente, ya que, se supuso que Andrea vio algo en el micro que la llevaba a Concepción del Uruguay, lo que le habría costado la vida, por lo cual se tuvo como sospechoso al colectivero. A esto se sumó la sorpresiva aparición de un camino de sangre que llevaba a la casa de un vecino adolescente, justo en un lugar que ya había sido revisado por la Policía, por lo que se sospechó que fueron rastros plantados. Con el tiempo se archivó la causa, hasta que en 1995 apareció una joven que con sus declaraciones complicó a un hombre de origen asiático que fue imputado por dichos, por lo que finalmente fue desligado del caso. Tras los hechos mencionados, los sanjosesinos realizaron la primera marcha del silencio en el país, luego implementada en otros crímenes resonantes y el periodista especializado en policiales, Enrique Sdrech llevó el caso a la pantalla de la televisión nacional.

Al igual que en otros hechos, la investigación deficiente, las pruebas sospechosas y las complicadas hipótesis, llevaron a la impunidad, dejando a la comunidad con la incertidumbre de tener entre sus vecinos al o a los criminales, con los que deben convivir por siempre.

El caso Danne en un libro

La escritora entrerriana Selva Almada recordó el caso hace un tiempo. Hizo memoria del crimen ocurrido en San José. La escritora, en base a aquella historia, construyó su libro «Chicas muertas».

El 16 de noviembre de 1986 mataron a Andrea Danne, en San José, Entre Ríos. Hace 30 años. Su femicidio sigue impune». Ese texto, breve, lo publicó hace un tiempo la escritora.
Una puñalada en el corazón mató a Andrea Danne mientras dormía en su cama, el 16 de noviembre de 1986, en San José (Entre Ríos). Tenía 19 años, estaba de novia y estudiaba el profesorado en Psicología.

Selva Almada construye su libro «Chicas muertas» a partir de la historia del femicidio de Andrea Danne. Ocurrió en San José, a 20 kilómetros de Villa Elisa, donde nació la escritora, en el departamento Colón.

Alguna vez dijo respecto de ese caso: «yo era adolescente en ese momento y me impactó muchísimo; conmovió a toda la región por las características», recordó y agregó que «no sólo porque era una chica muy joven, sino porque la mataron en su casa, mientras ella dormía y los padres también dormían en la habitación de al lado».

«Tenía muchos ingredientes extraños; fue un caso del que se habló durante años y todavía la gente se acuerda», afirmó y reflexionó: «yo pensaba que adentro de tu casa estaba todo bien, que el peligro siempre estaba afuera. El hecho de que haya sido en su propia casa, con los padres al lado, fue tremendo».

Dijo, luego, sobre el libro que escribió a partir de esa triste historia es que «cuando empecé a escribirlo, se lo comenté a dos amigas que tengo de la adolescencia y ellas me contaron que les había pasado lo mismo: que antes de irse a dormir revisaban debajo de la cama, adentro del ropero, porque el peligro podía estar en la habitación.»

Precisamente, «Chicas muertas» arranca con ese primer hecho, o la primera noticia de ese hecho. Selva está en su casa de Villa Elisa, su padre prepara un asado y la radio de LT 26 Nuevo Mundo suena de fondo. De repente, el recuerdo se hace intenso: anuncian la noticia del asesinato de una adolescente, ahí no más, a 20 kilómetros de su casa.

El caso de Andrea Danne, hasta hoy, permanece impune. En el final del libro que recoge la historia de ese femicidio, y los de María Luisa Quevedo, Sarita Mundín, escribe: «ahora tengo cuarenta años y, a diferencia de ellas y de miles de mujeres asesinadas en nuestro país desde entonces, sigo viva. Sólo una cuestión de suerte», afirmó Almada en su publicación. Fuente: San José Web

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad