lunes, mayo 20, 2024

La muerte por bala perdida resultó ser un crimen en Concordia

En un primer momento, la policía habló de una muerte accidental, por una bala perdida de sujetos que dispararon al aire. Ahora, se conoció que se trataba de una venganza por acusación de abuso y los tiros iban dirigidos a los denunciantes.

Minutos antes de las siete de la mañana de este lunes, desde el hospital Delicia Concepción Masvernat de Concordia, confirmaron el deceso de Jonatan Javier Ferreyra, de 31 años, quien había un impacto de arma de fuego, pero luego, el caso se transformó en el tercer homicidio del año en Concordia.

“El hecho ocurrió sobre calle Gobernador Cresto y Pública 1, en la zona de la Pampa Soler del barrio La Bianca, cuando dos personas montadas a caballo, comenzaron a efectuar disparos de arma de fuego hacia el aire. Fue en ese momento, cuando la víctima que se encontraba sobre la vía pública terminó siendo herido por uno de los proyectiles”, se había informado este lunes.

Sin embargo, con el correr de las horas y el avance de la investigación, el caso por la muerte de Ferreyra, dio un giro y se corrió el velo de un violento conflicto en el que se mezcla, un supuesto abuso, la venganza y el crimen de Ferreyra.

El violento hecho de este lunes en zona del asentamiento Pampa Soler de Concordia, y en el que Ferreyra perdió la vida, está relacionado un acto de venganza por parte del homicida, contra la familia del asesinado, acto para el cual buscó a un cómplice y, montados a caballo, atacaron la vivienda de Ferreyra.

El hombre murió como consecuencia lo los disparos contra su familia y su vivienda efectuados por Julio Cabrera, quien horas antes había sido denunciado por violar a una menor integrante de la familia del fallecido. La Policía lo busca por doble pedido de captura.

De acuerdo a lo que los investigadores pudieron reconstruir, y la intervención judicial, Cabrera raptó a una menor de 12 años y a punta de arma de fuego la llevó hasta su casa, donde la sometió y ultrajó sexualmente. Cuando la niña pudo regresar a su casa, contó lo que le sucedió y sus padres la llevaron al hospital y radicaron la denuncia.

La Fiscalía ordenó las medidas de rigor, la víctima fue revisada por el médico forense, se realizaron allanamientos y se secuestraron prendas de vestir que serán peritadas para consolidar la acusación por el aberrante delito. Se libró la orden de captura para Cabrera, quien el domingo no pudo ser localizado.
Se supo que el lugar donde ocurrió el homicidio, la vivienda de Ferreyra, y el domicilio del señalado de ser el asesino y abusador, hay aproximadamente 100 metros de distancia.

Enterado que lo buscaba la Policía para detenerlo, Cabrera se ofuscó y junto a un cómplice se dirigió a la casa de la familia de la víctima del abuso. Como si se tratara de una escena cinematográfica, se subió a un caballo que jineteaba un amigo suyo.

Antes de la medianoche del domingo, ambos fueron al domicilio de calle Gobernador Cresto y Calle Pública 1 y Cabrera comenzó a efectuar disparos de arma de fuego contra la vivienda de los denunciantes.

Los adultos salieron a la calle para ingresar y resguardar a los niños que estaban afuera. En ese momento, uno de ellos, recibió varios impactos de bala en el abdomen. Se trataba de Jonathan Javier Ferreyra.

Cabrera y su acompañante, quien fue identificado por testigos como Tomás Acosta, se dieron a la fuga en el caballo. En tanto, el baleado fue subido a un vehículo particular y trasladado al hospital Masvernat. Allí lo intervinieron quirúrgicamente para tratar de salvarle la vida, pudieron estabilizarlo, pero su estado seguía siendo muy crítico, debido a que tenía los intestinos perforados y había perdido mucha sangre por la lesión en la arteria ilíaca. En la mañana de este lunes, se informó su fallecimiento.

En el marco de la causa que se inició primero por intento de homicidio y luego ya por asesinato, instruida por la fiscal Julia Rivoira, se ordenó la detención inmediata de Cabrera y de Acosta. Por el momento, ninguno fue localizado y se cree que están escondidos en una zona de monte.

Se trata del tercer asesinato del año en Concordia, de los cuatro ocurridos en la provincia en los primeros 30 días de este 2023.

Diario Río Uruguay pudo confirmar que el joven sindicado de cometer el abuso contra la menor de 12 años y de asesinar a Javier Ferreyra, posee un frondoso antecedente delictivo a pesar de tener 18 años.

Cabrera como su acompañante continuaban siendo intensamente buscados por la Policía, quienes sospechan que están ocultos en el monte.

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad