miércoles, febrero 21, 2024

La inflación incide en las economías de clínicas y sanatorios entrerrianos

Las subas de insumos, la inflación y los atrasos en pagos de las obras sociales afectan al sector. La Asociación de Clínicas de Entre Ríos se reunió hoy con el ministro de Economía provincial, Hugo Ballay

La inflación está teniendo un fuerte impacto en diferentes sectores y uno de los más afectados es el de las clínicas y sanatorios, debido a que los precios de muchos de sus insumos están por encima del Índice de Precios al Consumidor (IPC), y deben afrontar en muchos casos la demora en los pagos de obras sociales. Además, no están ajenos a los problemas de importación para incorporar tecnología o reparar aparatología que ya tienen en uso.

Para exponer la situación del sector, hoy desde la Asociación de Clínicas de Entre Ríos (ACLER) mantendrán una reunión con el ministro de Economía de la provincia, Hugo Ballay. Así lo confirmó a UNO Silvia D´Agostino, presidenta de ACLER, quien comentó a UNO que los costos impositivos son otro inconveniente que causa preocupación, y en muchos casos sufren inconvenientes por deudas con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Sobre este punto, explicó: “Hay algunas clínicas que están más afectadas que otras por la situación preexistente. Muchas están muy endeudadas con la AFIP por el tema de los aportes y las contribuciones. A los establecimientos que habían entrado en un plan porque estaban con problemas para pagar, ahora les triplican la tasa de interés de la AFIP y tienen más problemas todavía. Nosotros estamos haciendo una presentación a nivel nacional para ver si eso se toma en consideración”.

La inflación afecta al sector de salud

“Hay unas 50 clínicas en la provincia, de todos los tamaños”, dijo, y aclaró que “es muy disímil la situación entre cada una de ellas”. Al respecto, remarcó: “Hay algunas que no están en una situación tan angustiante, sino lo contrario. Han hecho inversiones y han mejorado todo lo posible su infraestructura y su aparatología”.

Con respecto a la inflación, refirió: “La inflación actual y la suba del dólar nos está pegando, porque nuestros insumos, descartables y aparatología es todo importado. Si bien se importa a dólar oficial, que igualmente se va actualizando mes a mes, ocurre que ante la incertidumbre de qué es lo que va a pasar con la economía, muchos proveedores restringen la provisión de lo que uno necesita. Los precios van fluctuando de modo mensual y por ahí pasa que se nos rompe una aparato y la firma representante en Argentina nos dice que al repuesto lo tiene en la Aduana pero no se lo dejan entrar porque no tiene los dólares; entonces por ahí un servicio se para”.

“Otro inconveniente que tenemos en el sector es el aprovisionamiento en tiempo y forma de lo que necesitamos en aparatología y en medicamentos, ambas cosas. En cuanto a los medicamentos, nos encontramos con que por ahí no nos cotizan, o nos dicen que no tienen en existencia. Y hay oligopolios que nos ponen el precio, como pasa con el oxígeno, y no nos queda otra que comprarlo. No hay negociación posible en el sector privado”, lamentó.

En este marco, subrayó: “La inflación nos afecta, y mucho, ya que primero hacemos la práctica, o internamos o atendemos un paciente, al mes siguiente elevamos la facturación y en el mejor de los casos cobramos el mes próximo. Pero son contadas los casos; el Iosper se ha anticipado en esto y tenemos que reconocer los pagos a término. Hay otras obras sociales que están muy demoradas y tenemos que recurrir a cartas documento para que paguen en tiempo y forma. Entonces nos dan un cheque con fecha pasado el vencimiento, o nos dan un Echeq. O sea, después de prestar el servicio, recién cobramos a los 30, 60 o 90 días”.

Panorama incierto
Con el cierre de distintos establecimientos privados en la provincia, se perdieron en una década más de 1.500 camas de internación. Sobre este punto, D´Agostino indicó que “desde el sector privado no se recuperaron plazas”.

En este contexto, la presidenta de ACLER analizó: “Uno de los problemas que tienen históricamente los prestadores privados vinculados a la salud es que no cuenta con una financiación que aplique a la necesidad del sector”.

“No hay legislación ni un sistema impositivo, ni nada que se ajuste a las características de este tipo de empresa, que trabaja los 365 días del año, las 24 horas, de manera intensiva en mano de obra. Nos cobran impuestos como si fuéramos un comercio de ocho horas y que puede cerrar un feriado”, explicó.

Asimismo, subrayó: “El IVA es un costo que no podemos descargar, porque la seguridad social está exenta. Realmente son muy complejas las características de este tipo de empresas y realmente no hemos conseguido que ningún gobierno de ninguna bandera política nos reconozca como sector económicamente productivo y necesario”.

Fuente: Diario Uno Entre Ríos

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad