lunes, mayo 27, 2024

El plan del capo narco rosarino para financiar su fuga del penal en helicóptero: «Yo soy un banco»

Hizo comprar la aeronave en Paraguay y le dijo a su contacto que el dinero no sería problema. Se preocupó hasta por el tiempo para subir al aparato. La meta de la violencia: hacer negocios.

La fuga del penal de Ezeiza del capo narco rosarino Esteban Alvarado fue frustrada este viernes en el marco de un operativo conjunto en varias provincias. El plan para ayudar a escapar a Alvarado incluía un helicóptero, que había sido comprado en el extranjero “mediante complejas maniobras de lavado de activos”.

Temeridad, talento intelectual y audacia extrema. El modo que craneó Esteban Alvarado para escapar de la cárcel de Ezeiza amalgamó esas tres cualidades. Pero para comprarse un helicóptero además de arrojo e inteligencia hace falta una montaña de plata. Y el hombre tenido como uno de los líderes criminales más importantes de Rosario, queda claro ahora, la juntó en carretilla. El aparato que se iba a utilizar para buscarlo es un Robinson R44 que, según los sitios especializados, vale 350 mil dólares.

Alvarado le hizo saber al hombre que contrató como piloto que el dinero no sería ningún problema para adquirir la aeronave. “Yo soy un banco. Si me decís la quiero mañana, pasado, en la semana, está hoy, mañana o cuando quieras”. En efecto la gestión de compra y el pago no tuvieron obstáculos.

Pero el helicóptero tenía problemas. Lo habían importado desde España a través de una empresa paraguaya legal que lo recibió desarmado. Lo montaron en una localidad del sudeste del país vecino. Luego lo trasladaron a un hangar de Gualeguaychú desde donde este viernes emprendieron el vuelo para buscar a Alvarado.

Dueño de una obsesión por sembrar pistas falsas, Alvarado ordenó que la nave fuera ploteada con una matrícula correspondiente a otro helicóptero, y pintada de color negro. La intención era que se lo tomara por una aeronave que usó en 2020 Mario Vicente Baldo, un hombre sentenciado a 12 años de prisión en 2009 en Córdoba, por traficar droga en avionetas. Lo habían detectado en un Robinson R44 matrícula LV-ZXN.

Desde la investigación indican que este viernes los problemas de la máquina obligaron a que bajara en el oeste del conurbano, en el country del Banco Provincia, en Moreno. El grupo de Operaciones Federales de la Policía Federal lo venía siguiendo por tierra y tenía especialmente rodeada la unidad penitenciaria de Ezeiza. Al piloto no lo encontraron. Por las interceptaciones telefónicas que neutralizaron el escape ya sabían que lo apodan «Lobo». Por Airwolf, la conocida serie de los 80, Lobo del aire.

Las escuchas dejaron saber que la idea de Alvarado era que el helicóptero viajara desde una pista de césped de Gualeguaychú, en medio de un predio rural con un pequeño hangar, hasta Ezeiza. El esperaría en el patio de recreación junto a otro recluso con el que se evadirían juntos. Alvarado y Lobo estaban conectados por whatsapp por un teléfono nuevo que el jefe criminal rosarino había recibido recientemente en la cárcel. El piloto recibiría una llamada en el momento que Esteban pudiera salir al patio que es un área central abierta. Debería estar en vuelo estacionario, a pocos metros del suelo sin posarse, para que los dos presos abordaran la nave.

El 3 de marzo era el día señalado. Pero el plan debió ser abortado por una requisa simultánea en las cárceles de Ezeiza, Marcos Paz y Rawson que movilizó un centenar de efectivos de seguridad contra Ariel Guille Cantero y allegados, justamente los enemigos de Alvarado, por el crimen en Rosario del músico Lorenzo “Jimi” Altamirano. El movimiento obligó a diferir el operativo rescate.

La gran preocupación de Alvarado era cómo meterse en el helicóptero y también caerse al intentarlo. Lobo le dice que su prioridad es que no haya inconvenientes aerodinámicos cuando suban. Le explica que deben usar redes para hacerlo, que no hay mucho lugar en el habitáculo, que junto al otro recluso tendrán que ir agarrados de la red. Sobre el modo de tender las sogas los dos dialogan y se intercambian fotos. Esteban le señala que al bajar a buscarlo debe permanecer como máximo 20 segundos. Ese es el tiempo para una maniobra exitosa. Lobo replica que quiere asegurar espacio en el habitáculo “para que no se caigan” y le advierte que viajarán seguros pero sintiendo el viento de frente en la cara. “Es como ir en una moto a 200 sin casco”.

La coordinación los obsesiona. Lobo le indica que los Robinson R44 exigen justeza en los movimientos. “Tenemos que ser precisos: la hora el lugar, la salida, el punto. Todo muy coordinado”. Alvarado cuenta que estuvo en investigando. “Vi mil videos de 44 bajando y saliendo”. Y le manda al piloto siete enlaces a videos de YouTube en los que se observan maniobras de despegue, vuelo y aterrizaje de helicópteros Robinson R44

Alvarado trabaja los pormenores. Define que la evasión será el viernes 10 de marzo a la mañana al mediodía que es cuando los internos salen al patio. Le manda dos videos más a Lobo donde se advierte la cancha de fútbol que sería el lugar elegido para el aterrizaje. Tras el acceso al aparato prevén un vuelo de diez minutos hasta un campo en General Rodríguez, al lado de Luján, donde integrantes de la banda de Esteban estarían esperando.

Por la investigación de Procunar y la fiscalía federal 2 de Lomas de Zamora, Operaciones Federales diseñó un plan, avalado por el juez federal Ernesto Keplar. Se permitiría el despegue del helicóptero desde Gualeguaychú. Pero el helicóptero no llegaría a destino.

No solamente hay en este episodio una planificación de seis meses que incluye la compra del helicóptero y el diseño de una aventura que pide una película. También asoma con peso la evidencia de una vigorosa capacidad económica. En 2021 se realizó el juicio contra Alvarado por ser ideólogo del homicidio del prestamista Lucio Maldonado. Los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery plantearon que detrás de los episodios de extrema violencia atribuidos a Alvarado había una racionalidad comercial. Detallaron una estructura entrelazada de cinco empresas ligadas a Alvarado, dedicadas especialmente a actividades de logística, transporte y comercialización de rodados, que formaban una red de sociedades de responsabilidad limitada. Explicaron que la violencia es un instrumento ocasional para lo primordial: hacer negocios.

El comandante general de Gendarmería José María Valdez investigó a Alvarado en 2015 por una trama de narcotráfico que la Justicia Federal de Rosario en ese momento ignoró impecablemente. En el juicio provincial, en una audiencia de marzo de 2022, Valdez dijo como testigo. “Lo que vimos con Alvarado fue la inserción de un modelo empresarial criminal. El primero de este tipo en Rosario”. No solamente el ingenio de un plan de evasión sin igual sino su capacidad de financiarlo parecen validarlo. Está en las propias palabras de Esteban. «Yo soy un banco».

Fuente: La Capital

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad