domingo, febrero 25, 2024

Claves para optimizar la Gestión Deportiva y alcanzar el éxito en clubes

El magister en Dirección y Gestión Deportiva, el uruguayense Jonathan Rodriguez Brun, comparte algunos puntos fundamentales para profesionalizar la gestión de los clubes deportivos.

«Optimizando la Gestión Deportiva: Gerenciamiento deportivo. Claves para el Éxito en Clubes»
Por Jonathan Rodriguez Brun*

En el escenario deportivo actual, cada vez más clubes están optando por incorporar prácticas de gerenciamiento deportivo en sus estructuras. Este cambio de enfoque responde a la necesidad de adaptarse a un entorno altamente competitivo y a la demanda creciente de eficiencia en la administración. Al abrazar el gerenciamiento deportivo, los clubes buscan maximizar su rendimiento tanto en el ámbito deportivo como en el administrativo.

La profesionalización de la gestión no solo impulsa la eficacia operativa, sino que también busca potenciar la viabilidad financiera de las instituciones deportivas. La implementación de estrategias empresariales, la incorporación de expertos en diversas áreas y la exploración de nuevos modelos de financiamiento son aspectos clave de esta transición. En este contexto, el gerenciamiento deportivo se presenta como una herramienta estratégica que permite a los clubes no solo sobrevivir, sino prosperar en un panorama deportivo en constante evolución.

Este enfoque, centrado en la optimización y la profesionalización, se convierte en un motor para alcanzar niveles más altos de competitividad y sostenibilidad. A medida que los clubes se sumergen en esta transformación, la integración de prácticas de gerenciamiento deportivo se presenta como un paso crucial hacia el éxito a largo plazo en un entorno deportivo cada vez más desafiante.

Ahora, ¿qué rol debe cumplir el club para que esta “alianza estratégica” sea exitosa?

Cuando un club decide asociarse con un inversor para gestionar aspectos deportivos, la clave radica en establecer una relación transparente y colaborativa. Ambas partes deben definir objetivos claros y alinear expectativas desde el principio para garantizar la coherencia y el éxito a largo plazo.

El club debe mantener un control estratégico, preservando su identidad y valores. Es esencial monitorear constantemente la salud financiera para evitar dependencias excesivas del inversor y asegurar la sostenibilidad a largo plazo.

Por su parte, el inversor debe priorizar la transparencia y la comunicación. Mantener al club informado sobre decisiones estratégicas, inversiones y cambios significativos en la gestión deportiva. Además, debe cumplir con los compromisos financieros acordados, proporcionando los recursos necesarios y asegurando que la estrategia deportiva esté alineada con la visión del club.

En el contexto de colaboración entre un club y un inversor, es fundamental que el dirigente juegue un papel crucial en la preservación del carácter social, de contención y de valores, especialmente en lo que respecta a las categorías más jóvenes y no profesionales.

Supervisar la integridad institucional implica garantizar que las decisiones del inversor estén alineadas con la misión y visión del club, priorizando no solo el rendimiento deportivo, sino también el impacto social y formativo en los jugadores más jóvenes.

Mientras el inversor se concentra en aspectos deportivos, el dirigente tiene la oportunidad de dirigir su atención hacia la construcción de relaciones comunitarias sólidas. Esto implica no solo involucrar a los jugadores, sino también a sus familias y a la comunidad en general. La gestión administrativa se convierte en una herramienta para fortalecer vínculos y consolidar el club como un punto central en la vida de la comunidad.

Además, el dirigente debe desempeñar un papel crucial en la búsqueda de patrocinios y colaboraciones que no solo respalden el aspecto deportivo, sino que también fortalezcan las iniciativas sociales del club. Estas colaboraciones pueden incluir programas educativos, eventos comunitarios y proyectos sociales que refuercen el compromiso del club con su entorno.

Fomentar la cohesión interna entre todas las partes involucradas se convierte en un aspecto esencial. Al promover un ambiente donde los valores del club se integren con las aspiraciones deportivas, el dirigente ad honorem contribuye a la formación integral de los jugadores y al desarrollo de ciudadanos comprometidos y socialmente responsables.

En resumen, el dirigente desempeña un rol fundamental al equilibrar la perspectiva social y formativa con los objetivos deportivos, asegurando que el club sea no solo un centro de excelencia deportiva, sino también un agente positivo y cohesionador en la comunidad local.

*Autor de Management para Instituciones Deportivas
Máster en Dirección y Gestión Deportiva (Dictado por la Fundación Instituto Latinoamericano de Desarrollo Social y Salud (Res. 365/17)

Facebook Comments Box

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. La Pirámide se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

La Ciudad